26 de enero 2007 al 21 de febrero de 2007

Uno de los objetivos de este proyecto es el de documentar la riqueza arquitectónica de la ciudad de Barcelona. No se trata sin embargo de hacer un catálogo de edificios, fotografiados con una “frialdad científica”, sino que se trata de conjugar conceptos de la fotografía documental con propuestas de la fotografía creativa, a fin de que la serie de imágenes ofrezca como mínimo dos niveles de lectura, uno documental que nos muestre un conjunto de edificios representativos de la variedad arquitectónica de la ciudad, y otro artístico, que rehuye la presentación tradicional de estos edificios, que ya podemos encontrar en muchas guías y catálogos.

La vertiente creativa del proyecto se basa en el modelo de documentación de las ruinas de las civilizaciones precedentes, por parte de los pintores-viajeros románticos del siglo XVIII. En mi proyecto he utilizado el mismo esquema romántico; edificio en ruinas-vegetación-pintor, pero con una diferencia esencial, en la que reside precisamente la originalidad del trabajo. Mi viajero no va a admirar las ruinas de una civilización anterior, sino que viaja en el tiempo hacia el futuro, para poder documentar qué ha quedado, de la civilización en la que vive.

Albert Puntí, nacido en Torelló (Barcelona) en el 1953, se interesó desde joven por el dibujo y la pintura, y en estos últimos años se ha iniciado en la fotografía, primero de manera autodidacta en lo que se refiere a la tecnología digital, posteriormente cursando estudios de fotografía general y creativa en la escuela IDEP de Barcelona.
Ha participado en exposiciones tanto individuales como colectivas en Barcelona (Punt Multimedia, IDEP) y sus imágenes han sido seleccionadas en distintos certámenes del Hasselblad Austrian Super Circuit.
Actualmente investiga las posibilidades de tratamiento del color que ofrecen distintos programas de retoque digital.