del 17 de enero al 27 de febrero de 2008

Crítica visual dirigida al espectador de nuestras sociedades, poseedores ya de una percepción educada en los parámetros de la modernidad visual de los mass media, configurando así una alternativa al diálogo unívoco y unidireccional de nuestra imagenería cotidiana. El políptico presentado gira en torno al diálogo permanente del cuerpo humano con diversos objetos, apelando a nuestra memoria cultural (alusiones pictóricas), al recuerdo personal (infancia, adolescencia) o a la respuesta amarga, irónica o convulsa ante un canon social actual que no se corresponde con la realidad interior del mundo femenino, cosificándose así a través de una descontextualización de ámbito poético, lúdico o realista.

Las fotografías de Carmen Hierro nos lanzan como certera ballesta a una falsa, y precisa, memoria. Un mantel de cuadrito vichy rojo, un plato de fina porcelana Guesswood y, ofrecido por el cariño divino de una abuela circunspecta, sobre los pastores azules, un delicioso milhojas. La lógica del cuadro vichy, con su apariencia hogareña, encierra un caos mimetizado. Entre el cuadro perfectamente rojo y el inmaculado blanco, la posibilidad del camino intermedio, una invitación para el alma inquieta.

Carmen Hierro nace en Pamplona, en 1971. Es licenciada en Bellas Artes en la Universidad de S. Jordi de Barcelona, en la que finaliza sus cursos de doctorado en 1997. Realiza varias exposiciones en el Instituto de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona, participa en la bienal de Arte de Oviedo y en el IVAM  de Valencia. Después de vivir en Italia y Yugoslavia, completa su formación en la Casa de la Imagen (Logroño) y participa en exposiciones en la sala amos Salvador, en el Instituto Riojano de la Juventud y en la Bienal 3000 del Museo de Arte Contemporáneo de Sao Paulo.