del 16 de marzo al 8 de mayo 2022

La obra fotográfica y pieza audiovisual tienen su origen en el intento de salvar el último rebaño de cabras que vivían en el Campo de Fuendetodos pastoreadas por Pepe Gracia, el último pastor de cabras de catorce que había en la localidad natal de Goya.

“Inmemoriam Caprinam”, no solo hace honor a la dignidad de la vida rural representada en la historia que cuenta, sino que reivindica la necesaria compatibilidad de las economías familiares vinculadas a la actividad alimentaria del sector primario, con la nueva economía de las energías alternativas. El Fuendetodos que vió nacer a Goya disfrutaba de la música y de la impronta de centenares de cabras que correteaban por sus campos, y qué hacían de esta actividad económica una de sus señas de identidad. Hoy en lugar de cabras, solo quedan nuevos molinos de viento frente a los que Pepe Gracia, el último pastor, perdió la batalla.

La derrota del pastor por mantener su rebaño en los campos de Zaragoza, es también la contienda perdida de los zaragozanos ante su sustento saludable y de proximidad. La ganadería extensiva se convierte en intensiva con el correspondiente maltrato animal que es de más o menos intensidad según los ojos que lo miran.

Pero no es esto sólo un homenaje a Pepe y sus cabras, sino que también se trata de mi particular ensayo que se inspira en el pensamiento emancipado de la obra Goya, “Los Caprichos” (capricho viene de capri=cabra macho) y no es casual que el entorno en el que nace su autor fuera caprino. La cabra inspira independencia y autodeterminación para disentir de lo que evidentemente no funciona y amenaza nuestra supervivencia. Persiste en mí el ánimo a iniciar caminos en solitario, lejos de lo gregario, como ya hizo el pintor con su obra-denuncia. Así, el hecho de utilizar el género del retrato para representar cabras es mi forma de darles la dignidad y el agradecimiento de habernos alimentado.

En “Los Caprichos”, la metáfora animal es constante, y no es aquí el lugar para profundizar en ello. Sin embargo, quiero dejar constancia de otro de las referencias goyescas que también me han influido de forma considerable, como lo es el hecho de que poco tiempo después de la muerte de su mujer, mientras realizaba los desastres de la guerra, hizo los mejores y más actuales bodegones. Así lo cuenta Vanessa Quintanar en su artículo “La comida “asesinada”: Bodegones de Goya (1800-1812)”.

“Si Los Desastres de la Guerra representan, posiblemente, el retrato más descarnado del arte europeo frente a la supuesta heroicidad de lo bélico, la serie de bodegones, realizados en el mismo periodo, urde su inspiración precisamente en ese sacrificio inútil de cuerpos desmembrados, y muerte por todos los costados, para beneficio de los poderosos. Como si de una ofrenda entre las especies vivientes se tratase, Goya nos presenta un genérico martirio de animales para la satisfacción del placer humano como especie en el poder.”

DELIA MAZA (Zaragoza 1958). Licenciada en Ciencias Políticas y Sociología, postgrado en Tecnologías de la Comunicación Digital. Estudio Fotografía Artística en la Escuela de Arte de Huesca. Ha realizado numerosas colaboraciones para el mundo de la comunicación y del arte y compagina su arte con la actividad de gestión cultural. En el 2008 es seleccionada en el Premio de Artes Visuales de la Universidad de Zaragoza y obtiene un Accésit en el Premio Internacional de Fotografía David Gómez Samitier de la Diputación de Huesca. En ese mismo año realiza diversas exposiciones colectivas de entre ellas enlos Palacios Provinciales de Huesca y Teruel y CDAN de Huesca. Su primera exposición individual se hace en la Galería Spectrum de Zaragoza con su trabajo “Nocturnos Al-Qaira” del 15 de diciembre de 2009 al 16 de enero de 2010. Este trabajo se ha publicado con Prólogo de Bernard Plossú. ISBN: 13: 978-84-613-2852-9. Expuso una selección de su obra “Nocturnos” en la tercera edición del festival de Las Noches Fotográficas de Pierrevert entre el 21 y 24 de julio, en la muestra comisariada por Bernard Plossu, titulada “Quatre femmes au pays d´Islam”, junto con François Nuñez, Marie-Blanche Hannequin y Catherine Izzo. Ese mismo trabajo se expone en el 8 de marzo del 2012 en la Galería Six Elzevir de París, junto a Marie.Blanche Hannequin. En ese mismo año 2012, participa con su trabajo saharauis: WHERE ?”, en el 1ª Muestra Internacional dosorillas_PHOTOS , dentro del X Festival Internacional Puerta del Mediterráneo de Mora de Rubielos, Teruel, España. El año 2013 de nuevo expone en la Galería Spectrum su obra FENJIE, el sacrificio” que llevará posteriormente al Festival ManifiestO de Toulouse. Desde ese mismo año 2013 imparte talleres creativos sobre la nueva fotografía documental en la Escuela de Fotografía Spectrum de Zaragoza. Entre el 2017 y 2020 destacan sus exposiciones individuales dentro del Festival Internacional BFOTO, donde expone su obra Saharauis WHERE?, el Simposio Internacional de Arte y Alimento en el Campo de Fuendetodos, y la Colectiva “Cierta Luz” de fotógrafas aragonesas en la Palacio de La Lonja de Zaragoza 2019. También en el 2019 participa en la residencia artística (Global Platoon Berlin), imparte taller de “Nueva fotografía documental” en Matera (Italia) como consecuencia de la programación de la Capital Europea de la Cultura.

Su obra se encuentra dentro de la Colección de la Diputación Provincial de (Huesca, 2011) la Maison Européenne de la Photographie (París, 2018), Colección de Arte Contemporáneo del Gobierno de Aragón, 2021, y distintas colecciones privadas.