del 30 de marzo al 9 de mayo de 2021

Naturaleza-s

Quizá sean las flores, las plantas, los animales… la naturaleza en su conjunto, que me hacen observar con mas detenimiento las cosas y los seres que me rodean . Quizá también por ello una gran parte de mi obra fotográfica está basada en la naturaleza

Comencé a trabajar con flores, a partir del deseo de recrear un herba­rio de las plantas que iba introduciendo en mi pequeño jardín situado en la sierra norte de Madrid. Siempre me había fascinado el realismo de las ilustraciones de botánica de los siglos XVII y XVIII, pero por otro lado, quería reproducir esa cierta ambigüedad y simpleza de las primeras copias de plantas retratadas por los pioneros fotógrafos del siglo XIX, Probando diversos métodos fotográficos con técnicas mixtas, descubrí en el escáner mi solución

Empecé escaneando flores y plantas unas secas otras en el momento de su máximo esplendor … fui reuniendo imágenes de todo tipo de vegetales que encontraba, o recogía con mimo… y empecé a componer mezclando imágenes… y se produjo una imagen de imágenes donde se entremezclan pétalos, estambres, ramas secas, flores, frutos, hojas… desenfoques que bordean los límites de la nitidez que busca el ojo espectador, colores en el extremo de ser inventados, texturas fronterizas de matices donde se funden íntimos sentimientos de una etapa de mi vida…

La imagen resultante supuso para mi una flor idealizada e imaginada, que reúne la simbología de las dos naturalezas; vida y muerte. Para mi, representa ese carácter efímero y bello que tiene la naturaleza y la vida.

 

Objetos de Japón

Todos los objetos, los que poseemos, los que valoramos o incluso los que detestamos tienen un lugar en nuestro memoria y ocupan un espacio físico en diversos lugares de nuestras casas. Todos esos objetos poseen un pasado y se van convirtiendo con el paso del tiempo en las cosas que nos rodean y que representan nuestro carácter e incluso nuestra personalidad.

Si observamos por un instante esos objetos, esas cosas que conviven a nuestro lado, nos recuerdan al momento su procedencia, el recuerdo de un pasado y la importancia que suscita en nosotros ese objeto-cosa.

Poseen una trayectoria de espacio y tiempo. Vienen de algún lugar, alguien vino y los trajo, o posiblemente se compró o se encontró o fue un regalo. Pero siempre van de un lugar a otro, viajan por lugares insospechados y tras ese ir y venir, llegan por fin y se depositan, allí junto a la ventana, encima de algún mueble, colgados, mezclados entre otros objetos de procedencia incierta… y ahí en ese lugar elegido, reposan inertes pero, ellos los objetos o ellas, las cosas, guardan el secreto de su pasado, con el tiempo se convertirán silenciosamente en nuestros recuerdos mientras descansan depositados sin mas pretensión que ser recordados y admirados en el tiempo de la memoria.

 

Emilia Valencia (Madrid, 1956) es licenciada en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid.

Su actividad artística y profesional está vinculada a la fotografía y al arte en sentido amplio. como profesora de fotografía e imagen en universidades ,UCM, F. de Vitoria, centros de educación secundaria y otras instituciones.

Gestora cultural especializada en el ámbito fotográfico, así como la de editora y redactora en diversos medios de información especializa­dos en fotografía. En la actualidad dirige su propio blog: https://fotosentrelineas.wordpress.com/

También expone regularmente en diversas galerías, museos, ferias de fotografía y arte nacionales e internacionales.