del 8 de noviembre al 12 de diciembre de 2007

Del instinto en contraposición a la lógica o del instinto como lógica o de la lógica locura que todos cultivamos en nuestro pensamiento salvaje.
En el instinto no hay camino, sólo una red de sentidos y sinsentidos, de deseos y apatías, elecciones y rechazos; un  confuso entramado de senderos que se bifurcan eternamente y nos conducen al pasado infinito:  lo que hubiéramos podido ser de haber tomado otras decisiones, de haber elegido otros caminos, de haber aplicado otras lógicas.
La lógica natural es tan confusa como la red venosa de una hoja, tan difusa como una hoja que vuela al viento, tan inestable y paradójica como una hoja caduca.
La folía de la naturaleza organiza la confusión de las partes en un todo verdoso que muere cada otoño con un silencio atronador.
Hay una tertulia difusa en los segundos que no se percibe en el pensamiento lineal.  La lógica se mueve unos segundos antes o después de la realidad pero no en ella.
La lógica difusa elimina de nuestros pensamientos el tópico de que una línea recta es la distancia mas corta entre dos puntos. La línea recta es directamente la distancia, y su sueño engendra,  monstruos fractales.
La red es el encuentro permanente, y su sueño es ser inteligente en todas las direcciones, como una esfera, abriéndose camino mediante la lógica de lo mejor.
En la naturaleza no existe el diseño, existe la función y la confusión.
Tu ser tiene la misma forma que tu alrededor, de ahí el hecho de mirar atónito,  la folía lógica.
Tomy y Javier M.C.

Tomy Ceballos, nace en Caravaca de la Cruz, (Murcia) en 1959. Formación autodidacta. Trabaja prácticamente todas las artes visuales. Huye de los límites. Trabaja la fotografía, la escultura, el diseño gráfico,  fotoperfomance e instalaciones.

Desde 1987 expone de forma individual tanto en España como en el extranjero. Su obra está en museos, espacios públicos y colecciones como en el Centro de Arte Museo Reina Sofía, Fundación Arte y Tecnología de Madrid, Berlín –En Route- Art for Driver.